30 de abril de 2015

Hoy Hablamos del Sol... en la piel

Se acerca el verano, los días son cada vez más largos y el sol se va imponiendo poco a poco hasta llegar a su máximo esplendor en poco tiempo. Es momento de empezar a concienciarse.
Debemos saber que los cánceres de piel son los más frecuentes y cada año se diagnostican más de 2.000.000 de nuevos casos en el mundo, siendo la infancia y la adolescencia el momento en el que hay que concienciarse de lo importante que es la prevención.

La disminución de la capa de ozono y la moda del bronceado son los dos factores que más influyen en ello. Conocer tu sensibilidad al sol es fundamental: las personas de ojos claros, de cabellos rubios o pelirrojos, de piel blanca y/o pecosa, tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de piel ante una exposición inadecuada al sol.

Las quemaduras solares son un importante factor de riesgo. Hoy en día se sabe que el número, frecuencia e intensidad de la exposición solar durante la infancia y la adolescencia es proporcional al riesgo de aparición de cáncer de piel en la edad adulta.

El sol tiene una gran importancia para la salud del hombre. Dependiendo de las características de la persona y del tiempo de exposición a sus radiaciones, va a producir sobre el organismo una serie de repercusiones que pueden ser positivas o negativas:
   - como positivas: las radiaciones solares favorecen la producción de vitamina D necesaria para metabólicas el calcio y evitar el raquitismo
  - cómo aspectos negativos: en la piel, la exposición solar inadecuada produce trastornos que pueden manifestarse a corto o a largo plazo entre los que destacan: quemaduras, hiperqueratosis (o engrosamiento de la piel), foto envejecimiento (se estima que el 75% de las arrugas se producen por la exposición solar) o cáncer de piel (relacionado con la exposición al sol en el 90% de los casos).

La fotoprotección es la protección frente a las radiaciones solares. Hay:
   - fotoprotección física : aquellos elementos que actúan como barrera entre el sol y la persona: ropa o gafas, que evitan que las radiaciones lleguen al individuo. La capa de ozono actúa también como fotoprotección física.
   - fotoprotección biológica : son las defensas que genera la propia persona frente al sol, como por ejemplo el bronceado, que en cierta medida protege la piel frente a las quemaduras solares y el cáncer.
   - fotoprotección química : consiste en la utilización de productos denominados fotoprotectores, que aplicados sobre la piel la protegen de los efectos perjudiciales de las radiaciones ultravioletas.

Los fotoprotectores 

Se denominan así a los productos (crema, gel, leche…), que se aplican sobre la piel con el fin de protegerla de los efectos perjudiciales de las radiaciones ultravioleta A (UVA) o ultravioleta B (UVB). Esto es posible porque en su composición llevan unas sustancias denominadas filtros, capaces de frenar la acción de uno u otro tipo de radiación.
Las radiaciones UVA, actúan oxidando la melanina (pigmento que da color a la piel) ya existente en la piel, provocando lo que se denomina "bronceado directo", que tiene la característica de desaparecer muy rápidamente.
Las radiaciones UVB, actúan sobre las células productoras de melanina (melanocitos), activando su producción y oxidándola, provocando el denominado "bronceado indirecto o duradero".

¿Cómo utilizar correctamente los fotoprotectores? 
Para que los fotoprotectores solares sean efectivos, deben seguirse las siguientes pautas:
  • Utiliza protectores solares adecuados a sus características físicas, y que contengan filtros frente a los rayos UVA y UVB. Importante usarlos de buena calidad y marca contrastada.
  • Usa la cantidad suficiente, cubriendo toda la superficie corporal. No olvides zonas como las orejas o el cuero cabelludo en el caso de los niños pequeños y calvicie.
  • Aplica los productos siempre con la piel seca. Si la piel esta mojada, las gotas funcionan como una lupa y aumentan el riesgo de que se produzcan quemaduras.
  • Realiza la primera aplicación al menos 30 minutos antes de exponerse al sol.
  • Durante la exposición solar reponga el fotoprotector después de cada baño prolongado (más de 20 minutos) o cada dos horas.
  • Emplea fotoprotectores resistentes al agua y reponlos después de cada baño superior a los 20 minutos. 
Para terminar, os propongo que veáis un video de un conocido programa donde podemos observar los efectos del sol en la piel.


 Joaquín Ramos
Farmacéutico
Farmacia Joaquín Ramos, C/ José Antonio, 38, Boadilla del Monte

1 comentario:

  1. Buenos consejos, lo probaré. La verdad es que es muy importante protegerse del sol tanto en la playa como en la piscina.

    ResponderEliminar